lunes, 17 de mayo de 2010

Mayoral aporta reduccionismo al debate

En su afán de acotar el debate a premisas impuestas a través de la repetición en los medios financiados por la minería y el Estado, Mayoral aporta poco al debate.

uno
En Diario de Cuyo del domingo 16 de mayo, se publica una nota que el Secretario de Minería de la Nación, Jorge Mayoral, concedió a Radio Colón. En su afán de acotar el debate a premisas impuestas a través de la repetición en los medios financiados por la minería y el Estado, el funcionario pone en evidencia su estatura política, al declarar que Pino Solanas “Dentro del marco de la política es un mamarracho”. Convertido ya en esperpento, y un tanto nervioso por la Ley de Glaciares que su ex compañero, el arrepentido Miguel Bonasso logró imponer con media sanción en la cámara baja, Mayoral destila una devoción sospechosa a la hora de discutir el problema de la minería en nuestro país.

dos
Ante una de las preguntas, el refinado político dice que “Solanas es una herramienta, los medios son un vehículo y los intereses están ocultos pero representan la tradición del país centralista que nos impusieron de varias décadas a esta parte”. A modo de respuesta, se podría decir que son más los medios que están financiados ferozmente por las mineras multinacionales. Poniendo sobre la mesa la supuesta pulseada entre medios a favor y medios en contra, se le podría preguntar al Secretario de Minería por qué en San Juan muchos de los que queremos debatir el tema de explotación minera somos silenciados. Está claro que no se ha dado un debate franco, abierto y que no tome represalias con los actores críticos al día siguiente. La pantomima de preguntas y respuestas que pone al aire el programa “Misión Imposible” (LV1), sólo consigue blanquear el saqueo del Imperio que sólo deja una limosna del 3% para nuestra tierra. Descontando, claro está, la utilización escandalosa de agua dulce. Se estima que en Veladero son 110 litros por segundo los que se usan para el proceso de lixiviación.

tres
En otro tramo de la nota, Mayoral ventila su torpeza y se mete con el cineasta, (Solanas otra vez), de quien opina: “Una cosa es el hombre como cineasta y otra la política. ¡Dentro del marco de la política es un mamarracho!”. Debiera el secretario acercarse a la obra “Tartufo” de Moliere. En “Tartuffe”, el autor ataca un bastión muy influyente: los devotos. Entre ellos se cuentan hombres religiosos sinceros pero también manipuladores conscientes del poder que puede proporcionarles su devoción. El personaje Tartufo describió de manera tan exacta la hipocresía que hasta hoy se utiliza el término en el Diccionario de la Real Academia Española para definir a la persona hipócrita y falsa. Moliere fue artista y dramaturgo. Si tenemos en cuenta que se metió en cuestiones vinculadas al poder de su época, no imagino a un secretario de minería de aquellos años diciendo que Moliere es buen dramaturgo pero como político es un mamarracho. Ya en aquellos años (1664), se entendió el rol del intelectual que se compromete con la realidad y hace una lectura crítica de los hechos. A veces un político atrasa un poco en su manera de razonar. Otras veces ni siquiera se detiene a razonar. En nuestro país, éstos últimos son los que llegan más lejos.

cuatro
Ya casi en el final, Mayoral descalifica a Solanas con un prejuicio bajo. Dice así: “Tiene 70 años, está demasiado caminado”. Pareciera que acá el funcionario está diciendo que los viejos no sirven, que habría que desecharlos. Olvidando acaso que en algunas décadas llegará a ser viejo. ¿Logrará Mayoral estar en el centro del debate como si lo está Pino Solanas a sus 70 años? Aunque la intuición me dice que no, espero tener salud para dilucidar esta cuestión.

Por Ernesto Simón
Publicado en www.titularesya.com
16/05/2010